Posteado por: Tito Pevida Rodriguez | junio 11, 2008

Los productos de limpieza se componen, en general, de mezclas de varias sustancias que combinan distintas propiedades en función de la suciedad, la superficie y el tipo de espacio que se desea limpiar o la dureza del agua con la que se limpia.

Así, un limpiador general puede contener un tensioactivo (sustancia que desagrega la suciedad, se une a las grasas y facilita su disolución en el agua de lavado) junto a un álcali (sustancia cáustica como el amoníaco, hidróxido de sodio o hidróxido de potasio). Un detergente puede contener tensioactivos, agentes secuestrantes (sustancias que impiden que los minerales cristalicen, se precipiten o se incrusten en los materiales con los que contactan), blanqueantes, colorantes y perfumes. Además, suelen emplearse varios ácidos, que se utilizan para remover materiales incrustados.

Buena cantidad de estas sustancias llegan a la naturaleza a través de los desagües y siguen impactando en el medio ambiente, provocando, por ejemplo, la eutrofización de los ríos entre muchos otros problemas conocidos.

Así que debemos preguntarnos con qué tipo de productos podemos limpiar nuestra casa sin perjudicar el entorno o haciéndolo lo mínimo posible. Para ello, deben sustituirse los productos de limpieza convencionales.

De modo orientativo, son suficientes pocos productos para realizar todas las tareas de la limpieza general del hogar, a modo de ejemplo os nombramos algunos de ellos:

VINAGRE: Es descalcificador, desinfectante y desincrustante. Podemos dejar vinagre blanco toda la noche en el inodoro. Opcionalmente, se puede añadir algunas gotas de aceite esencia de lavanda o de pino. Para limpiar los cristales, los azulejos y el suelo ponemos vinagre y agua a partes iguales dentro de un pulverizador manual. Fregamos luego con un trapo suave o papel de periódico.

BÓRAX: Es desinfectante, limpiador, fungicida e insecticida. Se puede utilizar como alternativa a la lejía convencional, a los limpiadores en polvo, los desinfectantes y quitamanchas.
Se aplica con un trapo húmedo, o disuelto en agua (1/2 taza de bórax en 4´5 litros de agua). Como limpiador de ropa a mano, mezclamos bórax con jabón neutro. Para humedad y hongos, lo esparcimos en las zonas húmedas. Es un excelente mata hormigas si lo mezclamos con azúcar. El bórax es conocido por su utilización como protector de la madera de hongos y carcoma: mojamos la madera con una solución de bórax y agua caliente. El bórax es tóxico, no se puede ingerir ni dejar al alcance de los animales domésticos.

BICARBONATO: Para limpiar fregaderos, azulejos, mármoles de cocina y baño, ponemos bicarbonato encima de un trapo húmedo.
Para alfombras, se tira por encima y se retira con el aspirador al cabo de una o dos horas.
Fregaderos: en agua caliente mezclamos una taza de bicarbonato y una de vinagre.
Limpiador de hornos: en frío, se hace una pasta con agua y se pasa por el horno.
Para las manchas de sudor de la ropa, las mojamos en agua con un poco de bicarbonato.
Se puede utilizar ocasionalmente como dentífrico (hacemos una pasta espesa de bicarbonato y agua).
Limpia metales: llenamos una paella con cuatro o cinco dedos de agua, añadimos una cucharada de sal y otra de bicarbonato. Calentamos el agua hasta que hierve, ponemos los metales, hervimos durante cinco minutos y luego lo retiramos y enjuagamos.
Neveras: utilizamos bicarbonato disuelto en agua, luego aclaramos con agua limpia.
Latón y cobre: hacemos una pasta a partes iguales con limón y sal, o bien con vinagre y sal o vinagre y bicarbonato.

EL ZUMO DE LIMÓN: Es el mejor desodorante, su acidez hace imposible la vida de los microbios responsables de los malos olores.
Para limpiar el hígado, se mezcla zumo de limón con una cucharada sopera de aceite. Se puede añadir agua o miel. Se toma por la mañana en ayunas.
Es un buen abrillantador de metales como bronce y cobre.
Para abrillantar los muebles utilizamos zumo de limón y el doble de su volumen de aceite.
Podemos guardar las pieles de los limones en la nevera y cuando hemos de lavar con la lavadora las ponemos dentro en una bolsa de ropa. Actúa como lejía y suavizante.

El limón contiene aceites esenciales y bioflavonoides. Es antioxidante, quita las manchas y tiene un olor refrescante.

El alcohol (C5H12O) es un buen limpiador, seca superficies rápidamente, es desinfectante y quita manchas de grasa o pegamento de manera eficaz.

La glicerina (o glicerol) es un líquido incoloro, inodoro, viscoso y no tóxico, con un sabor muy dulce y tiene, literalmente, miles de usos, entre ellos el de limpiador (quita manchas de orina, café…), cualquier cosa que se derrame en la nevera será más fácil de quitar si los estantes han sido previamente fregados con un paño mojado en glicerina y, además, conserva objetos de goma y piel.

Recetas para hacer tus propios limpiadores, a base de sustancias naturales biodegradables, con resultados sorprendentes:

Ecolimpiador

  • • 800 ml vinagre de vino blanco
  • • 180 ml alcohol (96%)
  • • 15 ml aceite esencial de pino (150 gotas)
  • • 5 ml aceite esencial de menta (muy buen bactericida) (50 gotas)
  • • Aplicación: 1 tapón/cubo agua

Otro ecolimpiador

  • • 1 cucharada de jabón líquido vegetal
  • • 1 cucharada de zumo de limón
  • • 1/4 de litro de agua tibia
  • • Mezclar todos los ingredientes y aplicar con esponja o trapo.

Para la vajilla

  • • Tres cucharadas de jabón blanco rallado
  • • Media taza de vinagre
  • • Un litro de agua

Limpiador de usos múltiples

  • 2 tazas de vinagre blanco destilado
  • 2 tazas de agua
  • 20 a 30 o más gotas de aceite esencial (opcional)
  • Usos sugeridos: superficies duras como encimeras y pisos de la cocina, ventanas y espejos.
  • 800 ml vinagre de vino blanco
  • 180 ml alcohol (96%)
  • 5 ml aceite esencial de pino (150 gotas)
  • 5 ml aceite esencial de menta (muy buen bactericida) (50 gotas)
  • Aplicación: 1 tapa/cubo agua

Para los inodoros
Opción 1:

Espolvorear el inodoro con bicarbonato, rociar con vinagre, déjalo reposar por lo menos 30 minutos y friégalo con un cepillo de baño.
Opción 2:

Pon 1/4 taza de bórax en la taza de baño y déjalo por lo menos 30 minutos. Agita con un cepillo de baño y
luego friégalo. Unas cuantas gotas de aceite de pino ayudan a una mejor desinfección. Sin embargo, ten cuidado porque algunas personas son alérgicas al aceite de pino

Blanqueador para la ropa
Como blanqueador usa peróxido de hidrógeno (agua oxigenada) en vez de cloro. Remoja la ropa sucia blanca por 30 minutos en la lavadora con 1/2 taza de peróxido al 20 por ciento y lávala como siempre.

Cera para los muebles
Si quieres que la madera brille, mezcla:

  • 1/4 taza de aceite de oliva
  • 1/4 taza de vinagre blanco destilado
  • 20 a 30 gotas de aceite esencial de limón o 2 cucharaditas de jugo de limón (opcional)

Agítalo bien antes de usar, luego moja un trapo limpio y seco con la cera

Desatascador de desagües

  • 1/2 taza de bicarbonato
  • 1/2 taza de vinagre

Leido en: Ison 21

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: