Posteado por: Tito Pevida Rodriguez | marzo 10, 2008

Algunos consejos sobre turismo sostenible

Si, si, eso de reclamar a los gobiernos que lleven a cabo más acciones para preservar y mejorar el medio ambiente está muy bien, (y hemos de seguir insistiendo, por supuesto), pero lo que está claro es que para que realmente se vean cambios sustanciales hemos de actuar todos juntos, pero no sólo no reclamando, sino también actuando en nuestros desplazamientos cotidianos con mayor conciencia ecológica.

¿Te gustaría saber cómo?

Existen una serie de pautas o consejos que resultan muy fáciles de seguir y que para ti supondrán no sólo un ahorro económico sino también te ayudarán a proteger el medio natural en el que todos vivimos. Y estos consejos son:

Siempre que sea posible, desplázate a pie. No sólo ahorrarás en combustible, sino que ganarás en salud y no contaminarás en absoluto.

Caminar y ser verde

Utiliza la bicicleta en desplazamientos más largos. Si tu destino queda muy lejos para ir caminando, no te lo pienses y coge la bicicleta. Además de las ventajas antes mencionadas, podrás desarrollar tus músculos y mejorar el funcionamiento de tu sistema cardiovascular.

– Ahora bien, si no puedes evitar coger el coche al menos intenta que:

  • No arrancar el coche hasta que estés absolutamente seguro de que no tendrás que bajar a por algo que te hayas olvidado. Y si resulta que has olvidado algo no dejes el motor en ralentí, que no sólo gasta combustible inútilmente sino que contamina por la continua emisión de gases.
  • Por lo antes indicado también es conveniente que se abroche el cinturón antes incluso de arrancar su vehículo, ahorrando también así combustible, y que no “calientes” el coche antes de ponerlo a caminar.
  • Otro objetivo a conseguir es el de maximizar el rendimiento de la gasolina que se puede conseguir simplemente cuidando un poco los detalles. Por ejemplo, que los neumáticos tengan la presión adecuada e indicada por el fabricante o que conduzcas a un velocidad constante evitando continuas aceleraciones y desaceleraciones y, por tanto, menos cambios de marcha. Por cierto, no sé si sabrás que a la misma velocidad gastas más combustible en tercera que en quinta. Ahora bien, esto no justifica que conduzcas de manera irresponsable, tenlo presente.
  • No utilices el aire acondicionado a no ser que sea extremadamente necesario.
  • No pongas a cargar aparatos eléctricos como móviles o mp4 en el coche.
  • Mientras estás en marcha procura llevar las ventanillas subidas todo el tiempo que sea posible.
  • No tengas colocada permanentemente la baca en lo alto del vehículo, pues no sólo aumenta su peso lo que reduce la eficacia aerodinámica y aumenta la cantidad de combustible consumido sin necesidad alguna.
  • Realiza las revisiones regulares del coche para optimizar su rendimiento y el de todo sus elementos y procurar que los gases que emite sean lo menos contaminantes posible.
  • En la medida de lo posible opta por combustible ecológico, como el biodiésel en lugar del diésel. Puede que adaptar tu coche al nuevo combustible sea costoso pero a largo plazo todos lo agradeceremos. Si estos cambios, por la causa que sea, no son posibles, al menos decántate por el sistema menos contaminante.
  • Fomenta la unión entre compañeros de estudios o trabajo y ponte de acuerdo con ellos para compartir medio de locomoción. Cuatro personas en el mismo coche que se dirigen al mismo sitio siempre será mejor que cuatro coches con cuatro conductores diferentes que van a ese mismo lugar. Si todos recurriéramos a este sistema, las colas mañaneras no serían tan largas.
  • Si vas a alquilar un automóvil en tus vacaciones elige uno híbrido, es decir un vehículo que obtiene la energía eléctrica de baterías y también de un motor de combustión que da vida a un generador, siendo ambos sistemas alternativos unos de otros.

Menos coche y más caminar

Utiliza el transporte público antes que el coche, si ello no supone, claro está, un grave prejuicio en tu vida laboral. Y es que los gobiernos, sabiendo lo importante que sería para el medio ambiente el que este tipo de transporte fuera mucho más utilizado, no aplican aún medidas suficientes para fomentarlo con eficacia: los precios altos y los retrasos constantes provocan en el usuario reticencias a la hora de tomar, por ejemplo, el autobús para ir a trabajar cada día. Eso si, si vives en una ciudad grande que disponga de la red adecuada no dejes de usar el Metro o el tranvía.

– Si tienes que viajar algo más lejos y existe la posibilidad de elección entre el tren o el avión, quédate con el primero, que no sólo trasladan más pasajero de una sola vez que el segundo sino que también resulta mucho menos contaminante.

– Y hablando de transporte aéreo, en este campo también existen una serie de pautas que es recomendable seguir para defender la naturaleza que nos rodea.

  • Si puedes solucionarlo online no tienes que coger un avión. Ya hoy en día con el correo electrónico, los sistemas de mensajería instantánea, las videoconferencias y los móviles que se conectan a Internet, entre otros avances, son pocos los casos en los que el desplazamiento es necesario.
  • A la hora de elegir el lugar para ir de vacaciones mira todas las alternativas y procura que los desplazamientos no sean largos y complicados y así puedas disfrutar más días de ocio para ti y los tuyos.
  • Pero si al final resulta que tienes que hacer un viaje largo y que, encima, es de trabajo, pues intenta aprovechar y reserva el hotel por un par de días más y, ya que estás lejos, tómate unas jornadas de descanso.
  • Si te lo puedes permitir incluso puedes realizar tus vuelos en alguna de estas compañías aéreas que están fomentando el cuidado de la naturaleza mediante la reducción del dióxido de carbono pero que, por esta causa, engordan el precio del billete.
  • Por último, procura que tu equipaje sea lo más ligero posible, saca un billete electrónico en lugar del tradicional para ahorrar papel y, para desplazarte hasta el aeropuerto, utiliza el transporte público.

Avion verde

– Por otra parte está la estancia en el establecimiento en el que te hospedes en tu viaje. Recuerda que el agua y la luz de la que disfrutas en el hotel también es de todos y no debe ser malgastada, por muy cara que te cobren la noche. Por cierto, ¿has pensado en quedarte en un hotel verde?.

Evita el uso de las cámaras desechables que terminan siendo un desperdicio. Es preferible que utilices tu propia cámara digital. Y es que las desechables también requieren energía que, generalmente, se tira a la basura antes de agotarse por completo y que, además, puede ser altamente contaminante.

Vía: www.geekabout.com

Leido en: Locuraviajes 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: