Posteado por: Tito Pevida Rodriguez | febrero 17, 2008

Dia mundial de los humedales en Extremadura

 

Día Mundial de los Humedales El 2 de febrero es el Día Mundial de los Humedales, fecha en que se firmó en 1971 el Convenio sobre los Humedales, a orillas del Mar Caspio, en la ciudad iraní de Ramsar.

Uno de los principales logros de este Convenio, también llamado Ramsar, ha sido la creación de la lista de humedales de importancia internacional. Dicha lista está compuesta por 1650 humedales de 154 países con una superficie de 149,6 millones de hectáreas (enero 2008).

El Estado español se adhirió al Convenio en 1982, y hasta la actualidad (enero 2008) ha incorporado a la Lista de Humedales de Importancia Internacional 63 zonas húmedas con una superficie de 281.768 hectáreas entre las que destacan en Extremadura el Embalse de Orellana(26/03/93) y el Complejo lagunar de La Albuera(20/12/02.) Sin embargo, para Ecologistas en Acción Extremadura resulta evidente la grave situación en que se encuentran la mayoría de nuestros humedales, los cuales durante siglos han sido considerados como eriales y zonas insalubres, por lo que fueron objeto de continuos planes de desecación.

Concretamente en las últimas décadas han desaparecido el 60% de las zonas húmedas del Estado español, debido a desecaciones y ocupaciones producidas por la actividad agrícola, la extracción de aguas fluviales y subterráneas, los vertidos de aguas contaminadas y residuos, y la construcción de infraestructuras de transporte y urbanizaciones en sus márgenes.

La mayoría de las zonas húmedas de importancia internacional, protegidas por el Convenio Ramsar, cuentan además con otras figuras de protección (parque nacional, parque natural o ZEPA), pese a lo cual sufren graves problemas de conservación.

Casi la mitad de las zonas húmedas se encuentran gravemente alteradas, ya que buena parte de ellos fueron en su día ocupados en las ampliaciones de poblaciones, por infraestructuras turísticas y carreteras. Los humedales interiores están muy alterados, principalmente por los cultivos, ya que una cuarta parte están rodeados de cultivos y un 20% de ellos se encuentran cultivados parcial o totalmente. Otra grave amenaza es la mala regulación hídrica, ya que casi un 10% de los humedales dependen de acuíferos sobre explotados.

Si insuficiente es el estado de conservación de los humedales de importancia internacional, el del resto de zonas húmedas españolas es lamentable. La falta de protección favorece el actual proceso de degradación de la mayoría de estas zonas húmedas y la consiguiente extinción de especies. Graves son las amenazas que se ciernen sobre los ecosistemas acuáticos extremeños, entre ellos destacan los numerosos proyectos especulativos de macro-urbanizaciones enmascarados en la figura de Ciudades Mixtas que utilizarán millones de litros para llenar piscinas de lujo y regar campos de golf que serán extraídos de estas zonas húmedas.

Destacando entre todas el Complejo Marina Isla de Valdecañas que afectará directamente a la Zona de Especial Protección para las Aves del embalse de Valdecañas con el beneplácito de la Junta de Extremadura. La grave contaminación de los ríos Tajo y Guadiana que presentan una bajísima calidad de sus aguas debido a los numerosos vertidos urbanos e industriales, y las filtraciones contaminantes producidas por el exceso de productos químicos en la agricultura. A todo esto hay que sumar la amenaza que supone tanto para la cantidad de las aguas como para la calidad de estas que serán extraídas de zonas húmedas de gran importancia de la cuenca del río Guadiana, los proyectos de refinería en Tierra de Barros y de centrales térmicas en la comarca de Mérida.

Especies en extinción

Actualmente una parte muy importante de las especies de fauna que se encuentran en peligro de extinción dependen de las zonas húmedas. Concretamente especies de peces como la Lamprea marina, el Jarabugo, el Espinoso, el pez Fraile, la Colmilleja del Alagón, el Pejerrey, la Lamprea de río… se encuentran en una situación preocupante.

Las aves son sin duda el grupo más numeroso de especies afectado por la destrucción de las zonas húmedas, ya que casi la mitad de las especies que actualmente se pueden considerar en peligro de extinción dependen en mayor o menor medida de las zonas húmedas. Especial mención merecen ocho especies de aves: avetoro, garcilla cangrejera, cerceta pardilla, porrón pardo, malvasía, águila pescadora, torillo y focha cornuda. Todas ellas se encuentran en peligro de extinción, entre otras causas por la alteración y progresiva degradación de las zonas húmedas.

La caza de aves acuáticas y la intoxicación de las aves al ingerir perdigones de plomo son otras amenazas ligadas a la falta de protección de los humedales.

Ecologistas en Acción denuncia que las 6.000 toneladas de perdigones de plomo utilizados en la caza cada año contaminan humedales y ríos y provocan anualmente la muerte de 60.000 aves, en su gran mayoría acuáticas pero también rapaces, incluyendo especies en peligro de extinción. La utilización de perdigones de plomo por casi un millón de cazadores viene provocando una elevada contaminación de nuestras mejores zonas húmedas: La Albufera de Valencia y el Delta del Ebro (Tarragona) con 288 y 266 perdigones/m2 en los primeros 20 cm de sedimentos semisólidos, y muy especialmente la laguna de Medina (Cádiz) con 148 perdigones de plomo en los 10 primeros cm de sedimentos, lo que la convierte en el humedal mas contaminado por perdigones de plomo de Europa.

También los ríos se ven actualmente gravemente afectados por esta situación, como lo demuestra que en varios cauces del norte de Extremadura se ha encontrado en los primeros 20 cm del lecho del río una densidad de 10 gr. de plomo, unos 100 perdigones, por metro cuadrado.

Las especies mas afectadas son el ánade rabudo y el porrón común, seguidos por el ánsar común, ánade real, pato cuchara, cerceta común, y pato colorado. El otro grupo de aves más afectada por este envenenamiento es el de las rapaces, afectando especialmente al águila real, águila imperial, buitre leonado y aguilucho lagunero. Ante esta situación, Ecologistas en Acción lleva más de 10 años reclamando la prohibición del uso de los perdigones de plomo.

Fuente: Ecologistas en acción de Extremadura 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: